Vuelve el invierno

Publicada en

Un año más nos toca prepararnos para el frío, guardar los bañadores y sacar las mantas. Lo mismo le ocurre a nuestras piscinas y para que tras el invierno, no tengamos que hacer con ellas la “operación bikini”, vamos a daros unos pequeños consejos que os harán más fácil la tarea.

1. Cuando la temperatura del agua esté por debajo de 15ºC, ajustar el PH entre 7,2 y 7,6 y realizar una cloración de choque con Dicloro granulado añadiendo 15gr por cada m3 de agua (para saber cuantos m3 tiene nuestra piscina, debemos multiplicar largo x ancho x profundidad)
2. Deje en funcionamiento el filtro y al día siguiente añada el producto invernador (5 litros por cada 100m3 de agua). Este procedimiento estabiliza el agua para que no crezcan algas, nazcan bichos…
3. Analice el agua de nuevo, para confirmar que el PH continúa entre 7,2 y 7,6 y deje en funcionamiento el filtro durante 8 horas, para lograr una perfecta distribución del producto en el agua.
4. Realice una limpieza del filtro. Recuerde hacer un buen contralavado y enjuague después de la limpieza del filtro y cubra la piscina con un cobertor.
5. Es importante repetir todos estos pasos a mitad de la temporada invernal.
6. No es necesario continuar filtrando el agua con este sistema, ya que el agua debería permanecer en condiciones optimas de mantenimiento durante todo el período. Aún así, recomendamos la puesta en marcha de la depuradora, de modo ocasional, para que la inactividad durante tantos meses no afecte al sistema y evitar de este modo, puestas a punto al inicio de la temporada de baño.